Raro es encontrar el camino

 In Poesia

Hermano, cómo renunciar a la ilusión. Desaté los lazos, pero mantuve la atadura del vestido que me cubría.
Me liberé del vestido
pero cubrí mi cuerpo con sus pliegues.
Así, al renunciar a la pasión, veo
que la ira continúa envolviéndome; que si renuncio a la ira, perdura el deseo; que cuando el deseo he vencido,
el orgullo y la jactancia subsisten:
que cuando la mente se libera y rechaza la ilusión, todavía se aferra a la letra.
«Escucha, querido sadhu:
raro es encontrar el camino».

Kabir.

Recent Posts

Dejar un comentario